El Consejo de Ministros aprobó recientemente una rebaja sustancial de las comisiones que cobran las entidades bancarias emisoras de tarjetas de pago en los comercios. De este modo se adelanta al reglamento comunitario, que fijaba el plazo para la reducción hasta abril de 2015, y establece un techo del 0,3% para las operaciones con tarjeta de crédito y del 0,2% para las de débito. Ante esta medida, vamos a aclarar una serie de cuestiones referidas al negocio de las tarjetas bancarias y la incidencia real que tendrá esta rebaja sobre el comercio.

            En una operación de pago con tarjeta bancaria, puede haber entre 3 y 4 protagonistas. Por una parte tenemos al usuario de la tarjeta que pretende pagar, y al comercio donde hemos realizado la compra y pretende cobrar. Y por otra, tenemos al banco que ha emitido la tarjeta del comprador, y al banco que tiene instalado el datafono en el comercio que ha vendido un producto o servicio y quiere cobrar. Si el banco que ha emitido la tarjeta es el mismo que tiene el datafono instalado en el comercio, tenemos el caso, en el que solo hay 3 protagonistas.

 

Para el banco emisor de la tarjeta, los ingresos provienen por dos vías: La cuota anual que cobra al usuario de la tarjeta y las comisiones que cobra a los comercios donde esta, es usada para pagar. Por otra parte, sus gastos son, la cuota anual que le paga a la marca VISA o MASTERCARD. Esta cuota siempre es inferior a la que cobra al usuario anualmente. Pero el banco emisor de la tarjeta, no busca el negocio de la diferencia entre las cuotas anuales que paga a VISA o MASTERCARD y la que cobra al usuario de la tarjeta. El banco, el negocio que busca es, el de la comisión al comercio que cobra con ella. Por ello siempre nos dicen que si la usamos, no nos cobraran la cuota anual.

 

 

 

            Para el banco instalador del datafono en el comercio, el único ingreso es la comisión que cobra al comercio y que tiene que entregar al banco emisor de la tarjeta. Si esta comisión es igual o inferior a la que tiene que entregar al banco emisor de la tarjeta, estará perdiendo dinero por este concepto. Por ello el banco aceptador o del comercio tiene que cobrar una comisión superior a la que cobra el banco emisor de la tarjeta, con la que se paga en el comercio.

 

             A la comisión que cobra el banco emisor de la tarjeta, a través del banco aceptador del comercio, se le denomina TASA DE INTERCAMBIO, y a la comisión que cobra el banco aceptador, al comercio donde tiene instalado el datafono, se le denomina TASA DE DESCUENTO

 

 

 

            Pues bien, lo que se ha fijado por parte de la administración, de cara al uso de las tarjetas bancarias, es la TASA DE INTERCAMBIO, es decir lo que se cobran los bancos entre sí. Pero la TASA DE DESCUENTO, es decir, lo que cobra el banco al comercio cuando instala un datafono, por aceptar las tarjetas bancarias, queda libre y será la que pacte o negocien banco y comercio.

            Este sería el esquema de flujo de las operaciones de emisión, pago y cobro con tarjetas bancarias.

            Hay que tener en cuenta que hay un escenario, muy beneficioso para el banco, que es cuando el banco emisor de la tarjeta y el aceptador con el datafono es el mismo.

 

Elaboración propia.